Porno

Publicado: junio 20, 2011 en Libros

De lo mejor de Irving Welsh

Transpotting diez años después. Renton es propietario de un floreciente club en Amsterdan, convertido en un inteligentísimo empresario que deja lo peor de su ascendencia arrabalera detrás (Adición a la heroína, pereza, creerse que estas donde estas por un designo divino) pero quedándose lo mejor, a saber, un colmillo retorcido, unas dosis de realismo y cinismo brutales y el conocimiento de los mierdas que podemos llegar a ser todos.

Spud continua siendo lo que es, un chiquillo frágil incapaz de cortarse con la mierda que se mete en la vena a pesar de tener un chavalín y una mujer preciosa a su lado. Y Francis Begbie… bueno, sigue siendo Begbie. Franco, el generalísimo. Lo que ocurre es que está más zumbado que nunca. En cada capítulo del libro los sucesivos personajes nos hablaran en primera persona de sus experiencias. Y las de Begbie acojonan. En serio. Irvin a conseguido meterse en la mente de un psicópata.  En el primer capítulo de Begbie, veremos a este caballero feliz por ser su último día en el trullo en estado puro. Para empezar, cuando le traen el desayuno, manda a tomar por culo al carcelero diciéndole que hoy ya desayunara en la calle. Primera perla respecto a su compañero de celda, al que no ha dejado dormir en todo la noche:

“ Anoche no dormi una mierda. Ni putas ganas que tenía… mantuve despierto a Donald con mis historias. Sera la última oportunidad que tenga ese capullo de escuchar a alguien sensato porque posiblemente le meterán en la celda a algún chiflado (primera carcajada)… Le cuento toda la puta pesca, todas las tías a las que me follare y todos los sobrados que se van a llevar lo suyo… Tuve que despertar al capullo de Donald a bofetadas un par de veces cuando el jodido maleducado se quedo roque (segunda carcajada). Me da igual que este cansado o no, tener modales no le cuesta una puta mierda a nadie (Ovación cerrada)”.

Joder, por donde iba… a si, su compañero de celda, el Donald, le dice que por qué no ha dejado que le trajeran el desayuno, para así podérselo comer él. A lo que Begbie le contesta que cierre el pico que es un gordo cabrón. Y aquí viene la joya:

“Lo curioso es que en cuanto el capullo empezó a comer, me entro un hambre que te cagas. <<Dame un trocito de salchicha, so capullo>>. El cabrón me mira como si no quisiera dármelo, joder. Me acerco de un salto, le cojo la bandeja y empiezo a jalármela.<<¡Hala, Franco, tio!.¡Vete a la mierda!>>.<<Cierra la puta boca, so cabrón>> Asi es la vida, tanto dentro como fuera, que cooperas estupendo; que no: te parten la boca… el pobre hijo puta no está hecho para la vida carcelaria: dos putos intentos de suicidio lleva, y eso solo desde que comparte celda conmigo, así que a saber como coño sería antes (Tercera carcajada mientras piensas joder ,reírse de esto está mal, pensamiento que solo hace que te descojones aun más).

No puedo relatar todas las perlas del amigo Franco pero hay dos en las que me quito el sombrero. La primera perla es el sistema educativo que usa con su hijo pequeño cuando se entera de que a este le zurra su otro hijo, el mayor:

“<<Vale, pues no vayas a llorar por eso, Michel. Cuando era pequeño, tu tío Joe me trataba igual de mal que tu hermano mayor. Tienes que aprender a hacerte valer, joder. Tu coge un puto bate de beisbol y ábrele la cabeza; espera a que este dormido y en la cama y tal. Así aprenderá. Funciono con Joe, solo que en mi caso le di con un ladrillo. Eso es lo que tienes que hacer. Puede que sea más fuete que tu, pero más fuerte que un ladrillo en los morros no es>>. Se nota que el capullin se lo está pensando. A salido a mí, un pensador profundo que te cagas “

(Carcajadas y mas carcajadas, aunque te ronda la idea por la cabeza de que ocurriría si Franco te oyera reírte. Yo sé lo que haría. Cagarme encima).

La otra perla trata sobre la manera que tiene de solucionar sus problemas en las relaciones sentimentales. Pilla a la novieta que se hecha después de salir de la cárcel hablando mal de su ex novio. Entonces la agarra por banda y empieza a preguntarla que porque coño hablaba mal de el antiguo novio. Ella le suelta el chorreo de que era un bastardo que la pegaba y que además la tenia pequeña y funcionaba fatal en la cama. Y entonces Begbie tira la atómica: “<<Entonces, ¿qué pasa si cortamos nosotros? ¿Te pondrás a decir esas cosas de mí por todos los putos pubs de Leith? ¿Es eso?>>”

Acojonante. Tal grado de sadismo verbal y de jodienda retórica solo lo he visto en tías. Aupa Franco.

Y aquí viene la estrella, el autentico protagonista de la historia.

Sick Boy, Simon David Williamson.

Grabaos a fuego este párrafo surgida de su mente de estirpe latina y jacobea.

“Se folla con la polla, pero el amor se hace con cuerpo y alma. La polla no es nada. Es más: la polla puede ser tu peor enemigo. ¿Por qué? Porque la polla necesita un agujero. Eso significa que la tía es siempre la que domina, siempre que la relación se mantenga sobre bases puramente físicas, es decir sexuales. No importa lo grande que la tengas o lo bien que la manejes; eres reemplazable. Hay miles, millones de pollas haciendo cola para ocupar el lugar de la tuya y cualquier chica guapa con dos dedos de frente lo sabe. Afortunadamente, la mayoría no se da cuenta de ello. No, la forma de recuperar el control de las relaciones es comiéndole el coco a la chica.”

Te adoramos, Sick Boy, óyenos.

El gemelo de Renton. Mientras este es frio como un reptil, Sick Boy es retorcido, maquiavélico, genial. El problema es que monta chanchullos e historias tan complejas manipulando tantos factores y personas, regodeándose en su superior inteligencia,  que al final todo el chiringuito siempre le acaba explotando en la cara. El lo achaca a su pasión latina, ya que su madre es italiana. En el fondo le gustaría ser como Renton, pero no puede dominar ese maldito impulso que le corroe. Como el mismo dice, su historia es una tragedia espantosa:

“<<¿Por qué crees que pierdo el tiempo en la economía negra de los márgenes de la sociedad? ¿Por qué los venaos, las putas, los yonquis y los traficantes son la clase de gente que me va? Ni de puta casualidad. Me he dedicado al latrocinio, al proxenetismo, al robo, al fraude con tarjetas de crédito y al tráfico de drogas no porque me guste, sino porque  no puedo meter la cabeza en el mundo de los negocios legítimos a un nivel y con un estatus, con una remuneración que yo considere acorde con mis conocimientos y habilidades. Soy una tragedia desastrosa, Curtis, una tragedia desastrosa>>”.

Cada vez que me encuentro a un pijo jugando a ser piojoso me dan ganas de tirarle el libro abierto por este párrafo. Agradece que seas burgués, y déjate de romanticismos chorras de la sociedad de clases surgidas de la mente de profesores universitarios incapaces de tener una idea original aunque esta saltara y les mordiera en el culo. Dios, como me gustaría que el amigo Sick Boy saliera de entre las páginas, les camelara con su lengua de plata,  y estos acabaran con cara de tontos mientras su novia hippy longa les confiesa entre lagrimas que tuvieron un accidente (Expresión gloriosa donde las haya. Aquí tenéis la mejor respuesta que he encontrado ante tan divertida situación: “No me digas, te tropezaste desnuda y el tío te agarro por detrás para que no te cayeras”) con ese “cabrón”, palpándose la cartera mientras Simon se apunta otra muesca en su cinturón. Tomar masa proletaria oprimida.

Lo dicho, el auténtico protagonista de la historia. Un bastardo nihilista, que trata a la gente como meras piezas de ajedrez en su juego. Aunque hay una que se salva, su madre. Ahí se le notan los genes italianos. A su padre le odia, le ve como una versión inferior suya. Lo cual, para que negarlo, le da miedo. Ahí está su YO del futuro. Perra predestinación, hay que joderse.

Finalizo. No voy a hablar de Spud. Solo diré que un determinado capítulo suyo es lo más parecido a  viajar  a lo más degradante de la mierda. Whelsh te mete dentro de la escoria. Llegas a sentir nauseas y tienes ganas de asomarte a la ventana para tomar algo de aire fresco después de aspirar los humores pútridos que emanan de cada palabra suya, corrosiva como el acido. Si habéis leído el libro, sabréis de que capitulo hablo perfectamente, y si lo leéis en un futuro, lo localizareis rápido.

Imprescindible. Personalmente lo pondría como lectura obligatoria en el colegio. Junto con la Biblia y el Quijote.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s