No existen varitas mágicas

Publicado: agosto 1, 2011 en Ocurrencias

Que obsesión tenemos con la llegada de un salvador que nos libre de nuestros males. ¿De dónde le viene este impulso psicológico al país? A saber. Posiblemente nos venga de tiempos de los moros, cuando los mohameds nos daban bien por saco y nosotros rezábamos que apareciera el Santiago apedillandose España bajando del cielo y repartiendo mandobles como un Sauron en versión católica.

La realidad fue que la reconquista fue una empresa de siglos, luchando por cada centímetro de terreno, con desastres, victorias, retiradas y avances espectaculares. Claro que sin grandes líderes no lo hubiéramos podido hacer, como  Fernando  el católico, Isabel o Fernando III el santo, y con unos cuantos  españolitos con bastante mala leche con el azadón en una mano y la espada en la otra detrás de estos, que cuando no estaban matándose entre si (Como en todos los países europeos cristianos de la época, a ver si nos quitamos de encima la gilipollez de que somos una anomalía histórica) se dedicaban al saqueo del vecino del sur sabiendo que Dios estaba a su lado y que si no desayunaban en Granada, cenaban con Cristo o algo así. Y si con esas cabezas pensantes (Fernando El Católico inspiro el príncipe de  maquiavélico, y a Fernando III  tuvieron que hacerle santo porque visto con lógica lo suyo no se explicaba), nos llevo la tira de tiempo recuperar el pais, lo de ahora ni les digo. Pero a lo que iba.

NO va a parecer matagigantes, un sabio o lo que sea y nos va a sacar de esta mierda de crisis. Lo hará mejor o peor (confiemos que en lo primero), pero las varitas mágica marca Disney se fueron hace tiempo a tomar por saco. Es más, posiblemente venga ahora lo mas jodido, recortando de todos los lados para que alguien nos preste un duro. Y  a  ver qué coño podemos esperar. Tenemos una deuda del cópon, hemos estado en manos de unos irresponsables ( y nosotros consintiéndoselo) que se han pasado nuestros problemas por el forro, lo cual, ojo, no sería necesariamente malo si no fuera porque nos expolian y nos mamonean año a año para luego decirnos con aires de elegidos de los dioses que ellos son la solución, la única alternativa viable. ¿Y que me dejen en paz, con mis propios recursos e inteligencia? ¿Eso no es una opción caballeros? ¿Qué me pueda contratar un empresa, fundarla yo, o entrar en una administración o lo que fuera en base a mi valía-suerte-iniciativa u ojo de mercader? ¿Qué el banco confié en MI, en vez de en el consejo asesor de una comunidad autónoma, porque, ¡hay amigos!, estos tienen barra libre, total, ya nos exprimirán un poco más para pagar a los bancos los boquetes que han dejado.

Porque si  hay algo me jode es algún político dándoselas de marxista o algún directivo de banco dándoselas de liberal clásico, como si fuera el puto Adam Smith. Estos tíos llevan encamados creo que desde tiempos de Carlos I. Que coño de ideologías y de teorías. Poder y reuniones en cenas. Nada de oscuras conspiraciones con palomos vestidos de túnicas  recitando sabiduría antigua. Un conjunto de pavos, con o sin corbata, puede que analfabetos, pero más listos que el hambre.

Aunque lo que realmente me jode es que aquí nadie es nunca responsable de nada. Nunca.  La gentuza al mando nunca sabe nada. Hasta cuando dimiten lloran como nenazas, joder, yo lloraría, pero de felicidad sabiendo que tengo un puesto asegurado de la leche como asesor conjunto o soplacirios mayor del reino en una institución de la UE o en alguna empresa subvencionada. Pero no. Lloran y se hacen llamar patriotas. O sujetos responsables. O hombres con amplia visión de estado.

Ya no es que roben. Es el puto cinismo y victimismo con el que se adoban.

Cierto es que nunca hemos estado como ahora. Un poco de positividad, joder. Si a un pavo hace doscientos años le dices que actualmente nuestra esperanza de vida ronda los ochenta años, que en un día puedes estar en América, que tenemos a nuestra disposición toda la música que ni siquiera el más melómano cardenal renacentista podría soñar, que prácticamente nadie pasa hambre (rezo a los dioses porque esto sigua así), que las mujeres casi ya no estiran la pata al dar a luz, que contamos con una amplia batería de antibióticos y analgésicos que impiden que las espichemos por una infección, que la gente se ducha todos los días y que pueden irse un mes de vacaciones a la playa o al pueblo (Recordemos, no hace mucho tiempo solo los ricos eran los denominados turista) y que todas las calles están asfaltadas e iluminadas, que contamos con un sistema de alcantarillado que ha hecho de las pestes un mal recuerdo,  y  que podemos echar a los gilipollas que nos gobiernan cada cuatro años (El mayor logro de la democracia, a mi entender, en cuanto no puedes echar al administrador de una finca  estas jodido) pensaría que le hablamos de un nuevo edén, o algo así.

Pero también es cierto que las inquietudes existencialistas de nuestra época son un privilegio de los estómagos satisfechos. Lo cual esta de puta madre. Como le dijo la Doctora Melfi a Soprano: ¿Qué tiene de malo que una vez superada la etapa de la supervivencia busquemos la felicidad? Y me pregunto ¿Y si hemos avanzada tanto por esa ausencia de felicidad? ¿Y si es el vacio que sientes en el pecho lo que te impulsa a buscar lo mejor? ¿Qué es mejor, vivir más y dejar un mundo mejor a nuestros nietos con mejores condiciones materiales o cosas que nunca se habían visto o alcanzar el nirvana?

Pues yo, señoras y señores, ni pajolera idea. Simplemente dejo  lo que un samurái dejó escrito hace trescientos años:

 

Existe un proverbio que reza: “Cuando el agua sube, el barco también.” En otras palabras, frente a las dificultades, las facultades se agudizan. Es cierto que los hombres valientes cultivan seriamente sus talentos cuando las dificultades con las que están enfrentados son importantes. Es un error imperdonable dejarse abatir por las dificultades.

Cuando llega una desgracia, el Samurai debe alegrarse y coger la suerte que le es ofrecida por poder emplear así su energía y su valentía.

La valentía es saber apretar los dientes.

 

Que valga de algo.

Anuncios
comentarios
  1. Ak dice:

    El fragmento de lo que dejó escrito ese samurai se podría resumir en una palabra: “crisistunidad”

  2. isismoking dice:

    Si lo que no haya aparecido en los Simpsons…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s