Toledo. Serie de Mierda.

Publicado: enero 12, 2012 en Ocurrencias

 

Solo he conseguido ver los 20 primeros minutos de la serie. La verdad, prefiero verme por segunda vez las temporadas de Roma. Al menos cuando la ves no sientes una sensación de hastío ante la falta de ganas de hacer una serie mínimamente presentable. Y no solo es una cuestión de presupuesto, o de  manía hacia las series españolas. Roma Criminal, que yo sepa, es puramente italiana y es una serie simplemente magnifica. Las actuaciones, el rodaje, la ambientación, los guiones. Te enganchan. En esta serie, Toledo, uno no hace más que rascarse la cabeza pensando que en cualquier momento va a parecer Papa Piquillo disfrazado de caballero gritando: ¡¡“Jooorl, ese moro malo de la pradera..!!

Eso sí, solo en esos minutos, tuve tiempo de ver mierda demagógica, incorrecciones históricas y basura políticamente correcta hasta echar la pota.

Empecemos.

Primera escena, bucólica merienda campestre en un castillo medieval. Todos limpísimos. Niños jugando con espadas de madera, jóvenes mozalbetes en animada charla, doncellas y dueñas despatarradas en la hierba o bajo los soportales hablando de sus cosas. Típicas cosas que se hacían en el Medievo. Nada de vociferantes caballeros y señores de la guerra sentados en mesas de madera (Estas tiene manteles) emborrachándose y fardando de sus hazañas mientras le tocan la mamellas a las sirvientas. No jodas. Eso queda retrogrado.  Y demos gracias que los niños no aparecen jugando a la Wii. Por mi bien. Una mierda, pero bien. Obviamente, y como no podía ser de otro modo, aparecen unos moros a caballo (Unos diez, una mini invasión, tampoco vamos a recrear la batalla de Navas de Tolosa a estas alturas) a joderles la fiesta. A partir de aquí, todo deliciosamente previsible. Los moros matando a los invitados (rollo Sir Lancelot en los caballeros de la mesa cuadrada, es más, la capacidad de defensa de los invitados es igual, es decir, nula). Uno de los aguerridos mozos se lía espadazos con uno de los moros, para que no quede excesivamente patético. Resulta que dado que las chicas son guerreras, y en la puta edad media lo eran más, al final quien se carga al moro es su madre. Fantástico. Cosa rara, estos moros deben ser gilipollas, dado que se cargan a las mujeres y a los niños. Joder, yo que sepa, eran mercancía muy valiosa (Y si encima eran rubios ni te cuento), y en el zoco te debías sacar un pastizal, pero no debían ser muy avariciosos. Buena gente que venía a labrarse un futuro, al final y al cabo. La España de las tres culturas, por supuesto.

Finaliza la escena. Empieza otra. Un alegre mercado. Joven atractivo que oye como un mercader que vende naranjas grita al ladrón, al ladrón. Engancha a una joven que pasaba por ahí. Resulta ser una mora que esta buena. Primera perla:

“¿Supongo que como has oído al ladrón, pensaras que era un moro?”

Toma ya. Si en vez de una ciudad medieval a lo mejor estamos en las ramblas de Barcelona. Dentro de poco le afeará el uso despectivo del término moro y le dirá que la llame magrebí. O subsahariana de color, a pesar de que sea más blanca que la leche. Pero luego podremos meter el triangulo amoroso príncipe-princesa-reina mora  que quedara piti, ahora que lo pienso.

Otra escena, corte de Alfonso X en Toledo. El Rey y su chorba, Violante de Aragón. Segunda perla por cuanta del Rey:

“¡Debemos alcanzar la paz al precio que sea!  ¡Décadas ensangrentadas luchando contra los musulmanes! ¡Nos arruinamos!”

Bien, dos breves apuntes. Un rey castellano del siglo XIII hablando de musulmanes como si fuera un concejal de Bic queda, a mí entender, raro. Y además, por regla general, la guerra en aquellos tiempos era un modo de forrarse, sobretodo consiguiendo los tributos de oro africano por parte de los reyes moros. Y eso de “al precio que sea” me suena a mierda derrotista propia de nuestra época, no de una época en la que la gente creía en Dios como tú y yo podemos creer en el panadero. Le falta el canto de un duro para decir que tenemos que sacar las tropas de Irak. Y lo de nos arruinamos… ¿Cuándo coño le importo a un español arruinarse por un guerra? Es más, juraría que cuando  casi nos arruinamos con este tío no  fue por las guerras contra los moros, sino por el capricho del nene de nombrarse Emperador. Es decir, de sobornar a los electores alemanes con el dinero de nuestros tatarabuelos. Y eso cuando no estaba conspirando contra su padre. La joya de la corona. El hippy medieval. Vete a jugar al ajedrez. Nos aburres.¡ Queremos reyes sanguinarios, queremos Stark y Lannisters, Leonidas y Jerjes, joder, no un mierdas!

Obviamente, cualquier oposición a esa gilipollez que suelta la corona no es la voz sensata de un cortesano. Algo del rollo: “Su santo padre llego hasta Sevilla, nosotros podemos hacer lo mismo. Los moros se encuentran débiles y fragmentados. Podemos vencerles. Cualquier lapsus ahora nos costara celemines de la sangre de nuestros hijos y esposas. Hijos y esposas que son vendidos como animales. Señores castellanos, son ellos, o nosotros. Dios, nuestro reino y nuestros Santos Cojones de esta estepa nos obligan. Guerra.”

No.

Es la de un mastuerzo que berrea noseque de exterminar a los musulmanes. ¡Hail Hitler!. Y lo dice pensando en el botin.

Vamos a ver si nos aclaramos. Con esta guerra, ¿ganamos o perdemos dinero?

También el Arzobispo es partidario del exterminio  a los muslimes según jurisprudencia de los Santos Evangelios “Los ejércitos del señor combatirán a la bestia hasta exterminarla”

Que manía con exterminar, joder. Los exterminios son producto de la industrialización. Simple cuestión de lógica. ¿A cuántos te cepillas con una espada? ¿A cien? Y eso si eres Conan. Ni siquiera lo dice rollo fanático soltando espumarajos (Ese padre Alexander Anderson) ya que parece que padezca problemas de estreñimiento cuando suelta lo de exterminar.

Pero la demagogia acecha, amigos míos. Y ahí salta la reina Violante, la maceba del Rey, harto conocedora de la biblia, diciendo, “¿Pero no dijo Jesús, si os abofetean poner la otra mejilla?”

Razón tiene. Es más, si yo fuera soldado castellano, ante la siguiente invasión mora, acordándome de sus sabias palabras, le diría a Mohamed, “Tranqui, colega, guarda ese sable. Mira, buena gana de andar dándonos de palos. Que luego vuelvo a la corte y me llaman fascista. En cambio, por un módico precio de cien mil maravedís, te vendo a la Reina para que la pongas en pública subasta, allá por el zoco de Granada. Descontando gastos, yo creo que te sacas doscientos mil maravedís limpios. Buena gana de defender a alguien para que luego te escupa a la cara ¿no? .Y luego que el Califa la rompa el ojete o la use como moneda de intercambio en una ardua  negociación diplomática. O ambas opciones. Y toma un poco de vino, coño, que no está el imán mirando. ¿Qué? Ah, ¡gracias por la pipa! Joder, cof,cof, ketama puro, moromielda.Júas, júas, venga con dios e alalá! ¿Ha? ¿Se queja usted, señora Reina?. Bueno, ya sabe, ponga la mejilla piadosamente en posición ostiazo. Aunque yo no me preocuparía mucho de su mejilla, si no de sus reales prerrogativas.

Qué bonito seria joder.

Y la serie continuo por esos derroteros. Los cristianos buenos, que quieren la paz, los cristianos malos, que quieren la guerra. Y la evolución típica de esta mierda que acabara degenerando en un culebrón. No llegue ni a ver a los moros. A lo mejor acababan todos abrazados a los cristianos.

Lo dicho, a ver Roma.

Anuncios
comentarios
  1. Ak dice:

    Yo sé que viste Toledo sólo para ciscarte en la serie con razón y causa. Te gusta darte a ti mismo la razón, cabrón. Jajajajajaja, pero tus discursos ficticios para la serie me parecen cojonudos. ¡Brindo por ello!

  2. Herep dice:

    Me temí algo por el estilo cuando vi la publicidad en TV… pero ni me molesté en comprobar si se cumplían las expectativas de mega-bodrio.
    Veo, por tus palabras, que no andé muy desencaminado.
    Tan sólo ver el salón del castillo tolerando, más digno de Bill Gates que de un rey de la Edad Media… se le cae a uno el ánimo a los pies…
    Mediocres hasta el fin.

    ¿Tan difícil es?

    • isismoking dice:

      Imposible Herep. Es imposible. Juntas a unos cuantos niñatos, un atrezzo, les pones a soltar bobadas, sacas las dos tetas de dos jamonas y ya tienes tres millones de espectadores. ¿Te imaginas una serie de las guerras medievales españolas con el hechas con el mimo de Roma?
      ¿O la historia de un niño secuestrado y vendido por los moros que acaba de guardia de corps de un califa? ¿O la de un caballero desterrado que se dedica ha hacer la guerra con todo Cristo? Me niego a creer que si dejas minimamente a los guionistas de este país hacer una historia buena, no la hagan. Otra cosa es que nos ahorremos cuatro duros haciendo una mierda porque es rentable. Conclusión, si la culpa es nuestra por ver estos engendros.
      Un abrazo Herep

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s